Consentimiento informado de adultos

¿Qué es un consentimiento informado?

Usted tiene el derecho de ayudar a decidir qué cuidados médicos son los mejores en su caso. Por ley, los médicos deben explicarle en qué consiste su afección y las opciones de tratamiento para su caso.

El consentimiento informado (autorización) significa que usted:

Para obtener su consentimiento informado, el médico puede hablar con usted sobre el tratamiento. Luego, usted leerá una descripción de éste y firmará un formulario. Se trata de un consentimiento informado por escrito.

O el médico puede explicarle un tratamiento y le preguntará si está de acuerdo con él. No todos los tratamientos médicos requieren consentimiento informado por escrito.

¿Qué tratamientos necesitan consentimiento informado?

Los procedimientos médicos que pueden requerir que usted dé su consentimiento informado por escrito abarcan:

¿Qué debe ocurrir durante el proceso del consentimiento informado?

Cuando le soliciten un consentimiento informado, el médico u otro profesional de la salud debe explicarle:

Usted debe tener suficiente información para tomar una decisión sobre su tratamiento. El médico también debe verificar que usted comprenda la información. Una forma para que un médico pueda hacer esto es pedirle que repita la información de nuevo en sus propias palabras.

Si desea obtener más detalles acerca de sus opciones de tratamiento, pregúntele al médico dónde buscar. Hay muchos sitios confiables en la red y otros recursos que el médico puede proporcionarle.

¿Cuál es su papel en el proceso del consentimiento informado?

Usted es un miembro importante del equipo de atención médica y debe hacer preguntas sobre cualquier aspecto que no entienda. Si necesita que el médico le explique algo de una manera diferente, solicítele que lo haga.

Usted tiene derecho a rechazar el tratamiento si es capaz de comprender su estado de salud, sus opciones de tratamiento y los riesgos y beneficios de cada opción. El médico u otro profesional de la salud puede decirle que él no piensa que ésta sea la mejor opción para usted, pero ellos no deben intentar obligarlo a realizarse un tratamiento que usted no desea.

Es importante involucrarse en el proceso del consentimiento informado. Después de todo, usted es quien va a recibir el tratamiento si da su consentimiento.

Otros consejos

El consentimiento informado no es necesario en caso de una emergencia cuando un retraso en el tratamiento sería peligroso.

Algunas personas ya no son capaces de tomar una decisión informada, como alguien que padezca el mal de Alzheimer avanzado o alguien que esté en coma. En ambos casos, la persona no podría comprender la información para decidir qué atención médica desea. En estos tipos de situaciones, el médico intentaría obtener el consentimiento informado para su tratamiento de un reemplazo o sustituto que tome la decisión.

Incluso cuando el médico no solicite su consentimiento por escrito, a usted todavía le deben decir qué pruebas o tratamientos se están haciendo y por qué. Por ejemplo:

Referencias

Emanuel EJ. Bioethics in the practice of medicine. In: Goldman L, Schafer AI, eds. Goldman's Cecil Medicine. 25th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 2.

HHS.gov. United States Department of Health and Human Services. Informed Consent. www.hhs.gov/ohrp/regulations-and-policy/guidance/informed-consent/index.html#. Accessed February 8, 2016.


Actualizado: 10/29/2015
Versión en inglés revisada por: Jennifer K. Mannheim, ARNP, Medical Staff, Department of Psychiatry and Behavioral Health, Seattle Children's Hospital, Seattle, WA. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team. Editorial update 08/15/2016.
Traducción y localización realizada por: HolaDoctor, Inc. www.holadoctor.net
La información aquí contenida no debe utilizarse durante ninguna emergencia médica, ni para el diagnóstico o tratamiento de alguna condición médica. Debe consultarse a un médico con licencia para el diagnóstico y tratamiento de todas y cada una de las condiciones médicas. En caso de una emergencia médica, llame al 911. Los enlaces a otros sitios se proporcionan sólo con fines de información, no significa que se les apruebe. © 1997- A.D.A.M., Inc. La reproducción o distribución parcial o total de la información aquí contenida está terminantemente prohibida.
adam.com